Instinto de supervivencia


La verdad, partidos como el de hoy son los que me gustan, los que me encandilan y los que me hacen vibrar. Era yo de los que pensaba en una victoria fácil del Madrid ante el Espanyol, un Madrid enchufadísimo en la liga ante un Espanyol con la cabeza en Glasgow y el cuerpo en el Bernabeu.
No entraba entre mis proyectos de hoy ver el partido. Así, que mientras hacía las compras con la familia me he permitido la pequeña licencia de acercarme a un bar para ver como iba el partido. Sorpresa 0 a 1, sin tiempo a asimilarlo 0 a 2, sorpresa y algo de estupor. De repente el 1 a 2, y cuando ya me iba el 1 a 3.
Asombrado ante el resultado, he pensado, este partido hay que verlo, la remontada es posible. Este será uno de los partidos que suele quedar en la retina del aficionado durante muchos años. Recuerdo aquella remontada ante el Sevilla en la primera etapa de Capello en el Madrid, o aquella remontada ante el modesto Recre del Madrid de Del Bosque. La segunda parte no me la iba a perder, así, que mesa en un restaurante y allí a cenar mirando el fútbol y pensando en la remontada.
Hoy no es el día para hablar de jugadores, de tácticas, hoy es el día para hablar de fe en el triunfo, de casta, de instinto de supervivencia. Un empate o una derrota era decir adiós a la liga. La tensión de los últimos minutos, indescriptible, el gol de Higuaín una liberación.
Que sientan nuestro aliento, que sepan que esta noche nos vamos a dormir líderes, que el entorno culé apriete, que se den cuenta de la delgada línea que separa el éxito del fracaso.
Nosotros hemos hecho nuestro trabajo, esperemos que el Betis nos eche mañana una mano.

Agradecer al Espanyol la entrega y lucha demostrada en el partido de hoy, seguro que más de una boca habrá tapado.

Anuncios

A este muerto no hay quien lo levante


Se sentó por primera vez en el palco creyéndose legitimado por el fallo de la jueza Milagros (la misma, que no ha obrado el milagro), y se levantó del palco totalmente deslegitimado por toda la afición blanca. Mal pintan las cosas para el Madrid, aunque creo que aún pintarán peor de aquí al finla de la temporada.
Espero que ni se les ocurra cesar al cenutrio italiano de Capello, espero que los tres acaben la temporada como puedan y después presenten su dimisión con carácter irrevocable. Hay que concienciarse que el objetivo de este equipo es clasificarse para la Champions y punto, no hay para más. Un equipo sin ritmo, sin gol, sin ganas, centrando pelotas a la olla (no es Beckham el mejor centrador por la derecha?), en definitiva un equipo en el que se han gastado 100 millones de €, un equipo hecho por Capello & Mijatovic con el permiso de Calderón.
El Madrid de hoy es un equipo menor, un equipo que vive de los caprichos de Capello, de la ineptitud de Mijatovic, y de las mentiras de su presidente, pero con la fe y la esperanza de su afición.
El cesar a estas alturas a Capello sería un acto de cobardía, o se van los tres, o que aguanten hasta finalizar la temporada.