No más humo


Parece que el Madrid se ha decidido por el futuro capitán que dirigirá la nave blanca. A buen puerto? Veremos.
Bernd Schuster, entrenador del Getafe, y al que aún le resta un año más de contrato ha resultado victorioso del pulso que mantenía con Rafa Benítez y José Mourinho. Lo cual no se me antoja muy difícil, primero, porque es mucho más sencillo pescar en el Getafe, que en el Liverpool o en el Chelsea. Y segundo, porque el estilo de Benítez o Mourinho está condenado al fracaso en el Bernabeu, tras la amarga experiencia de Capello, del cual no tengo muy claro que esté por la labor de marcharse renunciando a su ficha.
Al final, se hará realidad el deseo de Ramón Calderón, que ya quiso tener al alemán como entrenador del Real Madrid esta temporada, aunque al final se impuso el criterio del director deportivo Mijatovic y se trajo por desgracia a Fabio Capello.
Lo que no me acaba de convencer es que la terna de entrenadores haya sido Mourinho, Benítez y Schuster, porque futbolísticamente hablando Mourinho y Benítez no se parecen en nada a Schuster.
Espero y deseo que esta vez no vuelvan a errar en el proyecto blanco ya que el margen de maniobra es mínimo.
La contratación del técnico alemán era la más sencilla de las cuestiones a abordar de cara al próximo ejercicio. Aligerar la nómina de jugadores y fichar con acierto son las cuestiones realmente importantes de cara al futuro. Fichar a dos buenos centrales, dos centrocampistas creadores y un buen delantero centro deben ser las prioridades del cuerpo técnico. La base está, los Casillas, Ramos, Gago, Diarra, Higuaín, Marcelo, Robinho, Cicinho, Van Nistelroy, Torres deben ser la base de cara a la próxima temporada más la incorporación de cinco o seis nuevos jugadores, jóvenes, baratos y con proyección.
Fichar a Cristiano Ronaldo por 80 millones de € lo hace cualquiera, hasta la portera de Núñez.
Y aquí es donde se me plantean serias dudas acerca de la capacidad de planificación del Madrid, entregarse en cuerpo y alma al fichaje de Cristiano Ronaldo al precio que sea puede ser contraproducente para la renovación de la plantilla.
Vayamos poco a poco, coloquemos las piezas del puzzle y, por último intentemos coronar el pastel con la guinda de Cristiano Ronaldo o Kaká, pero no empecemos la casa por el tejado. Calderón ya nos ha vendido bastante humo, por una vez que ejerza de presidente del Real Madrid de manera profesional y seria.

Y cuidado con el portugués, aún recuerdo lo que se decía de él, el verano pasado cuando el Madrid lo tenía en el punto de mira. Eso sí, si tiene que venir, más vale que venga ahora, que no cuando tenga treinta años.

Anuncios