El regreso de paradox

He vuelto.
Observo atónito la fecha de mi última entrada. El tiempo pasa deprisa, muy deprisa, mucho ha cambiado mi vida en estos últimos días. Aunque el gobierno algo ha tenido que ver en mi ausencia. Pocas cosas hace bien este Gobierno, aunque por una vez y sin que sirva de precedente, me he podido beneficiar de una de sus medidas de gracia.


En casa lo teníamos todo a punto desde hace días, sólo esperábamos el momento, era cuestión de días. Y el día llegó, un día después de la entrada en vigor de la nueva Ley, cogimos la canastilla y hacia el hospital.
Allí viví uno de los dos momentos más felices de mi vida, asistir al nacimiento de mi hija. Indescriptible las emociones que sentí, indescriptible también los momentos de congoja e incertidumbre posteriores al parto. Gracias a Dios, ya estoy en casa con mis dos princesas (la madre y la hija) en perfecto estado de salud. Dicen que un hijo viene con un pan bajo el brazo, eso espero, aunque más que pan, espero que sea un pan de payés de dos quilos.
De momento me he beneficiado de los quince días de permisos de paternidad que ha tenido a gracia concederme Zapatero, aunque ahora me daré cuenta que este país en materia de ayudas a los hijos estamos en la cola de Europa. Mucho prometer, pero a la hora de la verdad, 600 pírricos € anuales durante los primeros tres años y poco más, bueno la canastilla del Caprabo.

Así que ahora ya saben los motivos de mi temporal ausencia. Muchas gracias a los que se han preocupado por mi. Ahora a disfrutar de mi mujer y mis hijos.
La decisión de traer hijos al mundo debe ser una decisión meditada y reflexionada, porque queramos o no, los sacrificios exigidos serán mayores, la dificultad de conciliar la vida familiar con la laboral, los gastos económicos y el incierto futuro que les vamos a dejar nos pueden hacer dudar. Pero créanme, creo que vale la pena, aunque no lo pueda describir con palabras, el nacimiento de un hijo es algo único, maravilloso.
Y anímense cojones, que hay que preservar la raza. Hay que aumentar los índices de natalidad, así que menos bloguear y más procrear !!!

Anuncios

Una respuesta

  1. ¡pues muchísimas felicidades! ¿para cuándo fotos de la criatura? por cierto, que menudo padre estás tú hecho… que ni el nombre de la niña dices en tu post… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: