Nuestro legado


La memoria me traiciona, casi me es imposible recordar la última vez que me puse a leer un libro frente a la chimenea. Los troncos se consumen con rapidez, casi con la misma rapidez que yo me bebo una copa de vino blanco, menudo placer, el vino es un reserva de Laponia, gran zona productora de excelentes caldos. Mientras estoy sentado en el viejo butacón apurando la copa, observo el libro, sus amarillentas hojas testigos de un pasado mucho mejor y ya lejano. El calendario digital me avisa que hoy es 20 de enero, y mi desmemoriada memoria evoca recuerdos de un tiempo que ya pasó y nunca volverá, nunca jamás.
Los ojos se me cierran, mientras una sensación de calor invade mi arrugado y viejo cuerpo. Hace calor pienso, demasiado para este mes de enero, pero ese es nuestro destino, me atrevo a balbucear en voz baja.
El fuego de la chimenea se está apagando, y ya no me quedan más troncos que quemar. De pronto, escucho una voz infantil, que me despierta de mi sueño aletargado:

Abuelo, otra vez has encendido la chimenea? A quien se le ocurre, estamos a 30 grados, nos vamos a achicharrar de calor.

Es mi nieto, que ha venido de visita a este oasis perdido en el monte.

Abuelo, no me digas que otra vez has vuelto a talar una encina para encender la chimenea. Ya verás como te pille la policía ecológica talando árboles, deberías saber que son una especie protegida ya que está en vías de extinción.

Yo le miro y sonrío, y pienso, los que realmente estamos al borde de la extinción somos nosotros los humanos.
20 de enero de 2052. Casa Parado

Nota aclaratoria en clave:

Sí alguien se pregunta como he sido capaz de publicar un texto datado en el año 2052, es porque he venido del futuro, después de muchas búsquedas infructuosas, al final conseguí un trabajo de probador de nuevas tecnologías en la Agencia Española de Idesarrollo Sostenible, y de vez en cuando me suelen enviar al pasado como observador sin posibilidades de alterar el pasado. Pero yo haciendo caso omiso he publicado este post de advertencia.
Y sí, como se habrán imaginado, cuando lleguen a viejos, de pensiones ni hablar, todo eso que les cuentan ahora:
MENTIRA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: