Asalta, que algo queda


Abundan de un tiempo a esta parte las noticias referentes a los robos con violencia en urbanizaciones, casas y masías aisladas. Sin ir más lejos este macropuente dos noticias han impactado a la opinión pública, los casos de Begur:

Marc ya dormía en su cama, cuando su padre, Lluís Marqués, escuchó unos ruidos extraños en el jardín mientras hablaba por teléfono con su mujer, de compras con sus padres en Platja d’Aro. El hombre tuvo tiempo de alertar a gritos a su esposa para que esta avisara a la policía.
Los asaltantes entraron exigiendo dinero. El hombre les aseguró que no tenía caja fuerte en la casa, ni escondrijo alguno para dinero, ni joyas. Desconcertados, y sabiendo que el marido había alertado de su presencia por teléfono, optaron por sacar al pequeño de la cama y llevarlo con ellos como escudo para proteger la salida. También se llevaron el móvil del hombre. Antes de marchar, le rociaron con un espray de defensa para impedir que pudiera reaccionar. El asalto duró menos de diez minutos.

O el caso de San Fruitós de Bages:

Los Mossos de Esquadra han detenido al vigilante de la casa de la familia de joyeros Tous que el sábado disparó e hirió de gravedad a una de las personas que intentaron asaltar la vivienda de Sant Fruitós de Bages.

Es constatable el aumento de violencia gratuita y la inutilidad en muchas ocasiones, de los dispositivos de alarma concebidos generalmente para proteger nuestras casas cuando estamos ausentes y no cuando estamos dentro. Lo que diferencia el modus operandi de estas bandas a las tradicionales del ratero autóctono de toda la vida, (aquél que aprovechaba nuestra ausencia para entrar en nuestro hogar y desvalijarlo), es, que los actuales suelen actuar cuando hay gente en el interior de la vivienda y actúan con una violencia excesiva y gratuita. La mayoría de estas bandas están formadas por ciudadanos del Este, en muchos casos exmilitares acostumbrados a moverse por submundos de delincuencia, violencia y muerte.
España se ha convertido en el paraíso para estas bandas, y a pesar de las detenciones, el número de bandas y asaltos crece peligrosamente. La proliferación de urbanizaciones, núcleos aislados y la particular topografía de algunos municipios hacen muy difícil la vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad.
Ante lo cual, yo me pregunto sí estamos los ciudadanos suficientemente protegidos ante este tipo de delincuencia. Mi respuesta es negativa, las fuerzas de seguridad, unas veces por escasez y otras veces por desidia, apenas patrullan el medio rural, esto unido a la laxitud del Código Penal y la lentitud de la Justicia hacen un cóctel peligrosísimo.
¿Debe el ciudadano tomar sus propias medidas de seguridad?
Esperemos que el nuevo conseller de Interior de la Generalitat sepa conjugar su conselleria (Interior) con su condición de verde ecologista.

Photobucket - Video and Image Hosting

Anuncios

13 comentarios

  1. que se lleven todo mientras tu no estas es una putada…pero si estas dentrooooooooooooooo ufffff, yo me muero de miedo solo de pensarlo, anda callaaaaaaaaaaa

  2. Suerte que en casa disponemos de perrilla guardiana que se irá con cualquier asaltador que llegue. Le llenará la casa de pelo, y optará por devolvérnosla con todas las pertenencias que se ha llevado.

  3. La cosa está clara: si usted quiere vivir en un chalé o una bonita casita en el campo, más vale que tenga pasta y pueda hacer como los Tous, cuyo segurata liquidó al rufián nada más pisar su propiedad. De no ser así cómprese un pisito en la gran urbe, que por probabilidades vivirá más tranquilo y tendrá a los vecinos y a la poli más a mano.

    Aquí muchos quieren vivir como señoritos pero no piensan en las consecuencias de vivir aislados en las afueras…

    (Raje, raje, mi comentario es una provocación en toda regla 😉 ).

    Otrosí: el título me suena. ¿Es un guiño? Es que me he emocionado y todo…

  4. La cosa cada vez está peor, y como a alguien se le pase por la cabeza defenderse y pegrle al asaltante de turno un buen perdigonazo en el culo, encima acabas en la carcel. Hemos llegado a unos extremos en los que a la ley está hecha para el delincuente y no para las personas normales que se dejan los cuernos trabajando honradamente.
    Enfin.
    Un saludito

  5. @ ensalada de chocolate
    Ese es el problema que estés tú dentro, hay que ser prevenido..
    @ Álex
    No se crea, a veces un perrillo hace más que una sofisticada alarma.
    @ Soler
    El problema es que hay gente que no puede vivir en la urbe y viven en los pueblecitos, pero también pagan sus impuestos para que la policía les proteja. Y no todo el mundo es como la familia Tous que se pueden permitir un segurata (aunque sea el yerno), algunos no tenemos ni para una alarma de medio pelo.
    @ Golifre
    Ahí radica parte del problema, la justicia suele proteger al delincuente y no al ciudadano.

  6. El vivir en una ciudad no es garantía de nada… y sinó que me lo pregunten a mí,que puedo hablar de atracos con navaja, con pistola, etc, etc, en la tienda claro, de momento en casa me han dejado tranquila.

  7. La violencia de la que hablas no es gratuita. Es reprobable y nauseabunda, pero gratuita no, ya que se enmarca dentro de una perfecta estrategia: cuanto más violentos se muestren, menos capacidad de reacción tendrán los inquilinos, que se sentirán más atemorizados.

    No es lo mismo encontrarse en el hall con un ratero que duda… que encontrase con otro que lo primero que hace es soltarte un puñetazo y, acto seguido, te dice: “un solo grito y mato a todos delante de ti”.

    Yo andaba detrás de una hipoteca y, al final, no la conseguí. Pero ya tenía planeado poner una puerta en la habitación igual que la de la entrada (como si fuera “otra” puerta de entrada, con su blindaje y pestillos y cerrada, por la noche). Por supuesto, dentro de mi habitación existiría siempre teléfono.

    De este modo, si lograran entrar no podrían acceder tan fácilmente a abordarnos, sino que se encontrarían una segunda barrera inesperada… y a mí dentro, piticlineando.

    😉

    Peroooooooooooo… me quedé sin hipoteca y mi brillante idea vailó un celestial pimiento verde.

    :O

  8. @ Penelope
    Ah, pero no es lo mismo, se trata de un negocio cara al público, y por lo tanto está más expuesto a ser presa de los delincuentes.
    @ Monocamy
    Es cierto, la violencia no es gratuita, de esta manera consiguen atemorizar más a las víctimas.
    La idea me suena a habitación del pánico, no?

  9. probando

  10. probando

  11. parado, Morgana le ha dejado un recadito en mi blog. Se ruega pásese a recogerlo. Gracias.

  12. probando desde el exterior, la élite puede comentar

  13. Parece que la gente tiene problemas a la hora de comentar.
    Enj cuanto pueda cambiaré el editos de comentarios.
    Mucho me temo que debe ser un problema de blogger, sí no tienes una cuenta asociada google no te deja comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: