El descerebrado cerebro blanco

Como en los viejos tiempos, así fue la victoria del Madrid ante el Racing de Santander. Casillas erigiéndose como el mejor de los blancos, y el Madrid llegando poco pero con contundencia. El resultado final 3 a 1 lo dice todo. La primera llegada blanca a la portería de Toño en el minuto 4 se saldó con el espléndido testarazo de Sergio Ramos, que ayer cuajó un gran partido. Después en el minuto trece, Raul marcó un gran gol que el árbitro anuló. Y hasta ahí más o menos llegó el Madrid, a partir de ese momento, sea por las ganas de los cántabros, o la desgana de los blancos, el Racing se fue entonando y poniendo en aprietos el portal de Casillas.
La segunda parte comenzó con el mismo guión, gol del Madrid y el partido prácticamente sentenciado, el gol, obra de Reyes, gracias a un rápido contragolpe. A partir de ese momento el partido prácticamente se acabó, Diarra marcó el tercero en el minuto 70, y Garay marcó el mejor gol de la noche para el Racing.
El juego del Madrid sigue con las mismas virtudes y los mismos defectos de toda la temporada. No es un fútbol vistoso, pero se gana. Se sufre en defensa, pero se encajan pocos goles. Se juega mejor fuera de casa, que como local. Veremos sí estos argumentos convencen a la parroquia blanca toda la temporada.
Aparte del resultado, el partido nos deja la enésima suplencia de Robinho, esta vez en beneficio de Reyes, lo que demuestra a todas luces que el brasileño no es santo de devoción para Capello. Nos deja también la ovación del público del Bernabeu al central italiano Fabio Cannavaro, próximo balón de oro. Y es que el bravo central accede al galardón después de realizar un gran Mundial con la selección azzurra y ganar (para después perder) el scudetto con la Juve. Ya era hora que se premiara a un defensa. Bravo Fabio.
Y la última reflexión, es para un jugador, que ayer nos dejó en algunas fases del partido gotas de su calidad, pero también nos volvió a demostrar que aunque ya esté en la treintena, sigue siendo el mismo jugador inmaduro, irreflexivo e irregular de siempre. Me refiero al catorce blanco, a Gutiérrez, que ayer demostró por enésima vez su carácter pendenciero y vengativo con un contrario. Su acción de ayer, en el minuto 87 de partido, con todo resuelto, es una muestra más de su inmadurez. Guti se ha borrado para Valencia con su tarjeta roja, esperemos que el centurión italiano lo borre tres o cuatro partidos más para hacerle reflexionar. El problema, o la solución, es que para encontrarle sustituto hay que mirar al Castilla. Lo hará Capello?

Desde aquí mi homenaje a Ferenc Puskas, recientemente fallecido, obviamente no tuve la suerte de verle jugar. Sólo algunos resúmenes en blanco y negro, y las sabias palabras de gente que lo pudo disfrutar en directo han bastado para catalogarle como uno de los más grandes de la historia. Descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: