Autoridad en las aulas

Uno de los temas que más deberían preocupar a nuestra sociedad, es lo que está sucediendo en las aulas. Verán, yo tengo un hijo de cuatro años, y cuando leo, escucho y veo ciertas cosas, se me eriza el vello. No, no les voy a hablar de bullying, tema harto preocupante y que sin duda merecería nuestra máxima atención. Hoy les voy a hablar de la falta de autoridad de los profesores en la escuela.
Hoy, sin ir más lejos, se manifiestan en Barcelona el sector docente contra las agresiones que viene sufriendo este colectivo por parte de alumnos y padres de alumnos.
El tema no es baladí, pues, es un torpedo en la línea de flotación de esta, nuestra sociedad. La educación a los hijos comienza por los padres, que son los que realmente deben transmitir los valores adecuados a sus hijos, al colegio se va a aprender y a aceptar las normas de convivencia.
Es un tema muy complejo y de difícil solución, quizá habría que buscar los antecedentes en el excesivo proteccionismo paternal y la paulatina pérdida de autoridad de los profesores.
Me viene a la cabeza mi época escolar, y una anécdota, sobre el respeto a los profesores. Yo estudié en un colegio de curas, donde el respeto a los profesores era una cuestión inquebrantable. Mi periodo escolar transcurrió a caballo entre el tardo franquismo y la democracia. La anécdota, ocurrió, cuando cursaba octavo curso.
Por aquel entonces, Franco ya había pasado a la historia, y nuestro tutor, el hermano José, quiso democratizar la clase. Se le ocurrió la brillante idea de colocar una caja de zapatos en un rincón de la clase, hacerle una obertura y llamarla buzón de sugerencias. Nosotros podíamos escribir anónimamente las sugerencias para una mejora de la clase.
Era conocido por todos los arrebatos de locura y gritos del hermano José, hombre de mano fácil y vara flexible. Pero nosotros, tiernos púberes, creímos que algo estaba cambiando, los vientos de la democracia se podían respirar en el aula. Los viernes por la tarde, le dedicábamos media hora a la lectura de las sugerencias y las comentábamos en cierto tono jocoso. Casi todas se referían a cosas banales, que sí en gimnasia podemos jugar más a fútbol, sí podemos colocar cartelitos en la pared, etc.
Aquel viernes, no recuerdo que tiempo hacía, pero seguro que se debía otear algún nubarrón en el horizonte. Como cada viernes, se procedió a la lectura de sugerencias, Me tocó a mi salir al centro de la clase y leerlas. Todo iba bien, hasta que saque un papelito, inmediatamnete identifiqué la letra, era letra de Juanito, un compañero apocado y poco hablador y siempre temeroso de la ira del hermano José. Balbuceé, me sonrojé, era incapaz de leer el papelito, el hermano José me dijo:
-Hno. José: Parado lea la nota, venga.
-Hno. José: Venga hombre, léala, que pone?
-Parado: Pone, ejem, el hno José me da mucho miedo cuando se enfada.
-Hno José: Quien ha sido el que lo ha escrito ?. Dijo en aparente tranquilidad.
-Hno. José: Que quien ha sido, no lo volveré a repetir.
Su tono de voz iba subiendo al mismo ritmo que su cara se enrojecía. Había un silencio sepulcral en la clase. Juanito le miraba asustado.
-Hno. José: Así que nadie lo ha escrito, no.
De un manotazo me arrancó el papelito de la mano y leyéndolo en voz alta, reconoció la letra de Juanito. Se dirigió a él, en tono amenazante, y mientras le golpeaba le decía:
– Que te doy miedo, dime porque?. Eres tonto, siempre el mismo idiota, de que te doy yo miedo, dime porqué te doy miedo.

Huelga decir, que aquello fue un trauma para el pobre Juanito, la caja de sugerencias quedó olvidada en un rincón. Y nosostros descubrimos que la sombra del hermano José era alargada, al igual que su vara. Que ilusos que fuimos.
Ni antes tanta autoridad, ni ahora tan poca.
Photobucket - Video and Image Hosting

Anuncios

22 comentarios

  1. LLevas toda la razón.
    Yo también tenia un Hno.José en mi colegio (En versión femenina:la Hna.Felisa). Una monja 2×2 que tenia atemorizada a la mitad de la clase. Hemos pasado del temor al pitorreo. Como en casi todo en la vida… en el término medio está lo mejor.
    Y por supuesto… nos toca a nosotros, los padres, hacer “crecer” a nuestros hijos.

  2. No tengo hijos, vaya esto por delante. Pero al ver estas noticias se me eriza el pelo del cogote. Y la sensación que tengo es que esto es un tema de esta última generación, soy un poco más joven que usted don Parado, pero en mi escuela, monjas, se solía tratar con respeto a los profesores. y excepto los 2 o 3 gamberretes, todo el mundo se comportaba en clase.
    Creo que el problema parte de la educación recibida en casa. Pero antes, la buena educación solía ser lo común. Ahora, creo que dar una buena educación, cosa que le presupongo, no será suficiente; ya que por mucho que un chaval esté bien educado, la rebeldía de la mayoría suele poder más.
    Es una de las cosas que más me asusta de traer un crio al mundo.

  3. Qué miedo daban eh?
    Yo empecé en un cole de monjas… y en general no eran malas… excepto Sor Margarita, le tenía auténtico terror,no porque nos pegara sinó porque nos ridiculizaba hasta la indecencia.
    Luego pasé a un cole mixto donde pensé que las cosas serían diferentes… je,je, ilusa, excepto algún profe un poco hippie el resto debieron de salir de las escuelas de las SS.

  4. Hoy en La Vanguardia hay unos artículos y testimonios bastante crudos sobre el tema.

  5. Lleva usted mucha razón, Parado.

    La verdad es que mi mujer y yo no tenemos niños, aun, y todo lo que pasa y se comenta nos aleja cada día más el deseo de concebirlos.

    Quizá pueda usted alumbrarnos mojándose un poco y contestándome a la siguiente pregunta: ¿después de todo, vale la pena?

    Ah! He hecho números. Usted hacía 8º en 1976 probablemente, ergo nació en 1963, ergo tiene 43 tacos. Llámeme impertinente, si lo desea.

    @Otrosí

    La bañeresporra, Parado, la bañeresporra, que siempre estamos igual.

    http://banyeresporra.blogspot.com

  6. @ Morgana
    La verdad, los que tenemos unos años, hemos sufrido la educación religiosa.
    @ alex
    Es un tema complejo, pero la educación que reciben los hijos en casa es un factor a tener muy en cuenta. La educación y el respeto por el prójimo es básico.
    Lo he leído lo de LV, ha leído lo del japonés, terrible sin duda.
    @ Penélope
    Tiene razón, de vez en cuando había algún profesor con look hippie, de estos del compadreo y colegueo, seguramnete, que hoy sufrirá en sus carnes tal descomunal error.
    @ Raimon
    Sí vale la pena, ya lo creo, el día más feliz de mi vida cuando nació mi hijo. Sin duda motor de mi vida en la actualidad. Aunque sin duda, hay que estar preoparado para traer hijos al mundo. No todo el mundo lo está.
    Sobre el cálculo, ha fallado, cuando yo hacía octavo, Paco llevaba cuatro años en su Valle de los Caídos.

  7. Para que vea como era mi cole, en el viaje de fin de curso de COU nos llevaron a Madrid.Me gustó mucho (aunque ya había estado). Lo que no me gustó tanto es que al primer sitio donde nos llevaron fue al ¡¡¡Valle de los Caídos!!!.
    Claro que la venganza fue cantar el himno del Barça encima de las lápidas de “paquito” y “pepito”… nos echaron, claro y eso que lo hacíamos en voz baja, pero es que esos frailes tenían un oído finísimo!.

  8. Hoy en día al Hermano José lo habrían abatido a tiros a la puerta del instituto la banda de los Latin Kings. Comentan que en ciertos colegios el uniforme ya incluye un chaleco antibalas.

  9. Lo que está pasando en los colegios y en las familias es peluznante, muy peluznante. Muchos padres y profesores son incapaces de imponer su autoridad y, lo que es peor, hay padres que calientan a los profesores cuando castiga al niño. Todos hemos sido más o menos cabroncetes, pero lo de ahora es auténtico hijoputismo. De hecho, hay un caso que me toca bastante de cerca. Hace ya unos seis o siete años, había un chaval en la clase de mi hermana, que ahora tiene catorce, que se dedicaba a putear a mi hermana sistemáticamente, desde primera hora de la mañana.

    Está claro que los niños tienen que aprender a defenderse y a comer un poco de mierda, así que le dijimos a mi hermana que pasara del tema, que no le hiciera caso, que ya se cansaría. Pasaron las semanas y el niño ahí, jodiendo. Hablamos con la profesora y jodiendo. La profesora con los padres y jodiendo. Mi madre con los padres y jodiendo. Llegó un punto en que mi hermana lo estaba pasando realmente mal, se estaba quedando sin uñas de los nervios, no tenía hambre, lloraba por las mañanas porque sabía que, nada más llegar, la iban a putear. Sólo era una cría y había circunstancias especiales que nos empujaron a actuar a mi hermano y a mí.

    A espaldas de mi madre, que nos conoce bien porque nos ha parido, nos cogimos una tarde libre para ir a buscar a mi hermana a la salida del colegio. Cuando le preguntamos quién era el niño nos lo señaló. “Espéranos un momento”, dijimos, y nos fuimos a por el niño. Yo no pensaba pasar de las amenazas verbales, pero cuando me quise dar cuenta mi hermano tenía al mamoncete agarrado por el moflete y de puntillas, con una lagrimilla corriendo por la mejilla.

    “Mira a esa niña. ¿La ves? ¿Sabes quién es? Sí, ¿verdad? Pues es mi hermana gilipollas y como se te ocurra volver a dirigirle la palabra lo que te voy a hacer es una mierda comparado con lo que te estoy haciendo ahora, ¿Lo has entendido? ¿Lo has entendido? Pues ya sabes lo que tienes que hacer y, si quieres, le dices a tu padre que venga a hablar conmigo, que le voy a dar dos hostias”. Yo estaba bastante apurado porque aquello estaba lleno de padres recogiendo a sus hijos.

    No me siento orgulloso de aquello, pero no me arrepiento en absoluto. Es más, volvería a hacerlo. El niño no volvió a dar por culo y fin de la historia. Cuando el asunto se va de las manos y los cauces normales no son capaces de reconducir la situación, creo que es lícito tomar la iniciativa. Creo que ese susto a tiempo evitó males mayores tanto para mi hermana como para el propio chaval.

    (Confío en que sabrán disculpar la extensión de mi comentario).

  10. @Ángel
    Eso mismo hice yo con una niña de la clase de mi hermana.

  11. Bien hecho, Ángel. Eso mismo le hizo mi padre a un niño mayor que yo que le dio por joderme en el cole.

    Si tras hablar con él, con los padres, con los profes, etc, la cosa no mejora, mano dura. Sí señor.

    Por cierto, me hace gracia cuando oiga a gente diciendo “es que no puedo con mi niño de 3 años”. Venga, hombre.

    A muchos niños de ahora les permiten cosas por las que yo me hubiera ganado una pantuflada en el culo del copón.

    Y, ojo, que tengo 25 añitos y no hablo de hace tanto tiempo.

  12. @ Penelope
    Roja que eres una roja.
    @ Jordi
    Creo que sí, aunque se hubiera resistido. A chulo no le ganaba nadie.
    @ Angel
    Bien hecho, cuando las palabras no surten efecto, hay que pasar a los hechos. A muchos de éstos, una ostia a tiempo les encarrilla en la vida.
    @ Subcomandante
    Lo de los niños de tres años es un decir, yo a veces lo digo de mi hijo. Veo que es usted un púber.
    @ Todos
    He migrado a beta-blogger, no han notado nada, no?

  13. ya estamos con la edad 🙂

    Evidentemente, hay gente que lo dice por decir. Pero yo no me creo que una madre o un padre no pueda evitar la mayoría de numeritos del niño, o que no pegue a la abuela, o que no puedan ir a restaurante, etc etc

    Ah, insisto, pásese a Haloscan…

  14. Ha emigrado a beta-blogger?

    Que tal? como le tratan allí? Tienen etiquetas para los posts, no? Como va el tema plantillas, alguna restricción?

  15. completament d’acord Parado. Només cal fixar-se en un parc de columpios o a la sala d’espera del pediatra del seguro (i això que allí hi van acollonits!). Hem anat subcontractant tots els serveis fins arribar al més sagrat, la educació, i ara ens plantem davant l’estat amb el rebut de la matrícula dient “el client sempre té la raó”. I no és aixó, companys, no és això…

    @Rai

    rotundament val la pena.

  16. @ Sub
    No insista con el haloscan, no guarda los comentarios pasados unos meses, y se perderían sus sabias aportaciones a esta humilde bitácora.
    @ alex
    La verdad, migré ayer, más que nada obligado por las circunstancias de blogger. Pero a primera vista parece mejor. Está muy bien lo de las etiquetas. Sobre los templates, de momento ninguna restricción. Continuaré investigando los beneficios de la migración.
    @ Mr Towers
    Completamente de acuerdo Towers, nos hemos acomodado socialmente.

  17. qué cabrito, sr Parado!
    🙂

  18. Yo ayer vi lo de beta.blogger, pero no fui capaz de ver diferencias.

    A qué os referís con lo de ‘etiquetas de los posts’?

  19. @ Sub
    No me quite años que me ruborizo.
    @ Raimon
    Las etiquetas sirven para agrupar los post por categorías. Blogger no te da esa opción.Así tienes tu bitácora ordenada por temas.
    Pronto deberá migrar con su porra a beta.Las ventajas creo que están en la edición de post, aunque aún no he editado ninguno en beta.

  20. yo la única diferencia que veo respecto al otro formato es que ahora windows me pregunta 20 veces si estoy dispuesto a entrar en la página, que tiene elementos inseguros

    ¿Se referirá al señor Parado?
    :):):)

  21. Parado, yo aprovechando mi cambio de template le he linkado, espero no se me ofenda sino lo contrario.

  22. @ Sub
    Que cabritos me dijeron que sólo lo preguntarían dos veces. Esto es como los aeropuertos, como sé que no me viene con algún virus ?
    @ Alex
    Mis abogados están estudiando el caso, igual le cobro royaltíes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: